lunes, 19 de junio de 2017

#ElCEPAorejaVerdeNoseMueve


Cierto día, el señor maduro que tenía una oreja verde y que nació en un poema de Giami Rodari, pasó casualmente por un pueblo cercano a la sierra madrileña. Allí decidió crear un centro donde implantaran orejas verdes a los adultos de la localidad. Aquella iniciativa funcionó razonablemente bien durante varios años. Muchos adultos aprendieron a vivir con aquella sorprendente y casi mágica prótesis. Les permitió volver a ser los niños que fueron escuchando mejor a sus nietos y entendiendo la filosofía de sus juegos. De esta manera fueron sus cómplices en trastadas y travesuras. Todos, incluso los que no tenían nietos, ensancharon sus almas, llegaron a comprender la extremada lentitud del tiempo de las piedras, el susurrante cambio permanente de los ríos, el diverso lenguaje de los animales, el acogedor cobijo de la sombra de los árboles, el tintineo insonoro de sus hojas, la desesperante pereza de las nubes, la inmóvil vigilancia de las montañas al proteger sus valles, el incesante milagro de la vida en primavera o la agradable acogida del fuego del hogar al curar desinteresadamente el frío de los humanos. Aquella prodigiosa oreja les ayudó a entender, al menos en parte, las causas de los desatinos y heroicidades de los hombres y mujeres en más de dos mil años. En definitiva lograron ser más felices e incrementar su humanidad.

Esto se hizo insoportable para los regidores de localidad. Se habían vuelto peligrosos, podrían llegar a pensar y sentir por sí mismos y concluir que no necesitaban a sus gobernantes. Aquellos súbditos podrían poner en peligro todo el orden que desde hacía mucho tiempo habían estado construyendo. Ellos, como regidores que eran, sabían muy bien lo que le convenía a la población. Aquellas mamandurrias de pájaros, arroyos, nubes, etc., eran perniciosas. Ellos habían diseñado una comunidad seria, dedicada al trabajo  y a los negocios. Comprendieron que el centro al que aquel señor maduro le puso el nombre de La Oreja Verde era un peligro social y un despilfarro. Decidieron derribar su obra dedicando el lugar a otros menesteres más productivos.

Pero en aquel momento los habitantes de aquella localidad ya se habían percatado que ellos mismos deberían también decidir sobre sus propios asuntos. Aquella especial oreja verde no sólo les servía para escuchar lo que anteriormente eran incapaces, sino también les permitía hablar, protestar, reclamar, etc. Así decidieron juntar todas sus voces para que alcanzaran una intensidad tal que pudieran ser escuchadas en los profundos y novísimos despachos donde se recluían sus regidores.

Para demostrar su determinación se "encadenaron" alrededor del centro colocándose tras una cinta verde mágica.

¿Conseguirán que sus gobernantes se retracten de aquella decisión unilateral?

La historia y la poesía nos darán la respuesta.

JARomán
 
 
 
 
Después de la magnífica manifestación, con gran asistencia de alumnos y alumnas del CEPA, de profesores y profesoras del IES Infanta Elena, de familias preocupadas por la educación pública y de asociaciones defendiendo el derecho a la Educación, al asociacionismo ya la Cultura, hoy  viernes 16/06/2017 toca reunión con Daniel Pérez; Alcalde de Galapagar y culpable de que 700 personas tengan el corazón en un puño por no saber qué va a ser de ellos el próximo curso, culpable de que las familias y profes del instituto sepan que los planes para expandir la oferta educativa en Galapagar , oferta pública por la que apostamos,  se vean cercenados; culpable de que una asociación con gran calado entre la población, entre jóvenes y mayores pueda desaparecer, La Asociación de Alumnos de la Oreja Verde ofrece clases muy variadas a precios populares, sin ánimo de lucro y si de integración.
 
CULPABLE de que no se respete la decisión del pleno, 11 concejales votaron en contra del DESALOJO del CEPA Oreja Verde frente a 10 concejales del Partido Popular.
 
Lo llaman democracia y no lo es.
 




EL CEPA OREJA VERDE NO SE MUEVE

NO AL DESALOJO DE LA OREJA VERDE

POR LA EDUCACIÓN PÚBLICA
POR LA CULTURA
POR EL ASOCIACIONIMO
POR LAS PERSONAS
Hola amigas y amigos, queremos mandaros información y nuestra posición, nuestros interrogantes y nuestro apoyo a las alumnas y alumnos , así como al profesorado del CEPA La Oreja Verde y a las familias y profesores del IES Infanta Elena.
Damos gracias a los partidos de la oposición en Galapagar por mostrarse tan sensibilizados con el problema planteado por parte del equipo de Gobierno de Daniel Pérez.
Adjuntamos escritos que nos hacen llagar las AMPAS y notas de prensa sobre el tema.
NO AL TRASLADO DEL CEPA OREJA VERDE AL IES INFANTA ELENA.
Nos preguntamos qué mueve al equipo de gobierno a echar al alumnado, a la Asociación de Alumnos y a la CAM del CEPA Oreja verde.
Nos preguntamos por qué quieren ceder un edificio municipal a una empresa privada que es la que lleva la Escuela de Idiomas.
Nos preguntamos por qué quieren que un instituto público acoja y mezcle personas de diferentes edades e intereses durante el mismo horario, haciendo inviables los planes del IES Infanta Elena en cuanto a su crecimiento y aumento de la oferta educativa.
Nos preguntamos si tendrán algo qué ver los planes de concierto educativo del actual equipo de Gobierno con los colegios privados y concertados de la zona.
El refrán de "piensa mal y acertarás", se está cumpliendo en cada plan y cada objetivo de los gobiernos municipales , autonómicos y centrales del PP.
No dejes que se salgan con la suya.

Llevan al Pleno  el debate sobre la decisión municipal  de trasladar la Oreja Verde al IES Infanta Elena

El Ampa Infanta Elena apoya la moción en contra que presentará la oposición

Aprovechando la celebración del Pleno Municipal mañana viernes 26, representantes de las Ampas y de la Asociación de alumnos de la Oreja Verde nos concentraremos delante del Ayuntamiento de Galapagar un cuarto de hora antes para mostrar nuestra disconformidad con el traslado de la CEPA la Oreja Verde al IES Infanta Elena. El Ayuntamiento se niega a mantener la cesión del edificio, que actualmente ocupa el Centro de Educación de Adultos (CEPA), a la Comunidad de Madrid, lo que ha obligado a la Consejería de Educación a buscar una nueva ubicación para continuar prestando el servicio de formación de adultos, cuya competencia es autonómica.

Las ampas de todos los centros públicos del municipio consideramos totalmente injustificada y arbitraria esta decisión del consistorio que pondrá en peligro un centro que es ejemplar en toda la Comunidad de Madrid en la formación de adultos, a la vez que truncará las aspiraciones del Instituto de secundaria de ampliar su oferta educativa.

También se han pronunciado en contra del traslado el Claustro de profesores y el Consejo Escolar del IES de Secundaria Infanta Elena de Galapagar quienes ven con preocupación la pérdida de espacio en las instalaciones escolares, ya que el edificio será dividido en dos partes diferenciadas. Con esta medida se empeorarían las condiciones del Instituto y se dificultaría la posibilidad de abrir nuevas líneas de ESO, Bachillerato de Artes o de abrir un nuevo ciclo de FP de grado superior de Desarrollo de Aplicaciones Web que se lleva solicitando de manera reiterada. Recientemente, se han instalado las actuales aulas del Módulo de Grado Medio y en ellas se ha invertido tiempo y dinero que ahora se perderían”, han indicado en un comunicado de prensa que nos ha hecho llegar el Consejo Escolar del centro.
El Ayuntamiento pone en peligro la educación de adultos en Galapagar
El IES Infanta Elena dice no al traslado
El AMPA del IES Infanta Elena, con el apoyo de las ampas del IES Cañada Real y del resto de Ampas de los colegios públicos de Galapagar, se opone totalmente al traslado del Centro de Educación de Adultos Oreja Verde a nuestro instituto porque estamos convencidos de que este cambio supondría el principio del fin tanto para el Centro de Adultos como para el propio instituto. Consideramos totalmente innecesario trasladar un centro que es ejemplar en toda la Comunidad de Madrid en la formación de adultos, a la vez que se cortan las aspiraciones del Instituto de secundaria de ampliar su oferta educativa. El Infanta Elena quiere apostar por los módulos formativos o por la ampliación de los bachilleratos y para eso necesita todo el espacio del centro escolar.
Hemos sabido recientemente que el Ayuntamiento de Galapagar tiene intención de no seguir cediendo a la Comunidad de Madrid el edificio que actualmente ocupa  el Centro de Educación de Adultos (CEPA) La Oreja Verde y poder así convertir éste en el nuevo Punto Joven de Galapagar. Desde la Dirección de Área Territorial de Madrid Oeste (DAT), de la Consejería de Educación, nos han confirmado que, si el Ayuntamiento mantiene su negativa, reubicarán el Centro de Adultos en el Instituto Infanta Elena, ya que el titular del edificio es la  Comunidad de Madrid.
Desde el AMPA del IES Infanta Elena estamos solicitando la ampliación de estudios a la Consejería de Educación y vemos que el posible traslado de la Oreja Verde al Infanta Elena truncaría los planes futuros para  aumentar la oferta educativa de dicho centro.  
Las familias vemos con preocupación que Galapagar no ofrece continuidad en los estudios a nuestros hijos ni la posibilidad de que adquieran formación o cualificación profesional. Al acabar la ESO muchos menores tienen que abandonar el pueblo para poder cursar un Módulo de Grado medio en alguno de los institutos de Villalba o en algún centro concertado de la zona, en el mejor de los casos, porque muchos acaban teniendo que desplazarse hasta Madrid capital. Lo mismo pasa con el Bachillerato de Artes o el Bachillerato Internacional que no se ofertan en ninguno de los centros escolares, ni públicos ni privados, de Galapagar y con los Módulos Superiores, de los que no existe actualmente ninguno en nuestro municipio.
Galapagar sin módulos superiores
Como padres y madres creemos que es muy importante para un municipio de más de 32.000 habitantes como el nuestro poder acceder a una oferta educativa más amplia y pensamos que no podemos conformarnos con los estudios secundarios obligatorios y poco más. Actualmente en Galapagar sólo se pueden cursar la ESO y Bachillerato, aunque no en todas las especialidades, como ya hemos mencionado anteriormente.
Pero donde Galapagar se ha quedado realmente muy atrás es en la oferta de módulos, campo muy amplio y con mucho futuro, principalmente a la hora de encontrar un empleo. Actualmente sólo es posible cursar en nuestro municipio los dos cursos de FP Básica (para alumnos que no acaban la ESO); un solo Grado Medio en Sistemas Microinformáticos y de redes y un curso de FP Dual en la misma especialidad. Todos ellos en el IES Infanta Elena.
Desde este instituto creemos que como mínimo debería darse continuidad al actual Grado Medio  con un Grado Superior de la misma especialidad que pudiera impartirse en el mismo centro. Consideramos también prioritario que las autoridades educativas y municipales se impliquen para conseguir más módulos medios y superiores, preferiblemente en las ramas de Hostelería y Turismo, Imagen y Sonido, Artes Gráficas, Industrias Alimentarias, Sanidad y Seguridad Ambiental, todas ellas fácilmente ubicables en el IES Infanta Elena.
Es por todas las razonas expuestas anteriormente, que los representantes de las familias del Infanta Elena queremos que se entienda que nuestro centro escolar no puede ceder espacio a otra entidad porque nuestra prioridad es y debe ser la de conseguir aumentar la oferta educativa para nuestros hijos e hijas.
El inesperado giro del Ayuntamiento
Hace poco más de un mes el Ayuntamiento anunciaba públicamente el traslado del Centro de Mayores de La Posada al edificio sin uso del antiguo ayuntamiento y el traslado también del Punto Joven a La Posada. En pocas semanas los responsables municipales han cambiado de parecer y desconocemos cuáles puedan ser las razones para este cambio de opinión.
Desde el AMPA sabemos que es imprescindible, necesario y beneficioso para Galapagar tanto el mantenimiento del Centro de Adultos La Oreja Verde como la creación de un muy necesario Punto Joven. Actualmente el municipio dispone de un edifico vacío, céntrico y en buenas condiciones, que sería ideal para ubicar el Punto Joven, y que está pidiendo a gritos que se le dé uso: el edificio del antiguo Ayuntamiento.
Estamos convencidos que ésta sería una solución beneficiosa y satisfactoria, y de coste cero, para todas las partes y sobre todo beneficiosa para Galapagar.